<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1527585360656633&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

6 características de un traje perfecto

Morera Grosso

 

Confección MG.png

Todo hombre necesita un traje, todo hombre de negocios necesita un traje hecho a la medida.

Vestir un traje puede transformarte; ensanchar tus hombros y crear una presencia que no pasará desapercibida. 

Existen muchas cosas que se deben considerar al momento de elegir un traje. Lo que funciona para una persona no necesariamente es lo óptimo para otra, debido a la composición, altura y estilo personal.

Debes de buscar aquello que te siente bien, que esté alineado con tu estilo de vida, tu estatus y la imagen que quieres proyectar al exterior.

Sin embargo, hay ciertos estándares que nos rigen a todos y que marcan la pauta de la calidad y elegancia.

¿Sabías que cerca del setenta por ciento de la gente tiene un brazo más largo que el otro? Un traje producido bajo patrones de mercado nunca será la mejor opción.

Aunado a la personalización, también toma en cuenta la comodidad. Es importante sentirte bien, que el traje no sea un impedimento para tu movilidad y apretada agenda.

A continuación te presentamos las 6 características esenciales para poder identificar el traje perfecto. Guíate de estos puntos cardinales y no podrás errar: 

  1. Los hombros: enfócate en el enmarque. Un buen traje deberá “abrazar” tus hombros. Si son sumamente entallados, entonces te queda chico. Si por el contrario, son holgados y pasan más allá de la línea natural de tu cuerpo, te queda grande. La costura debe de encontrarse en la curva exacta y no deben de existir arrugas entre la manga y el hombro, la transición del corte debe de ser transparente y lineal. Solo podrás conseguir el encaje perfecto en un saco hecho a la medida.
  1. Las mangas: cada lado debe tener su fit personalizado. Cuando estires los brazos pegados al cuerpo, la manga debe de cubrir hasta la muñeca y nacer desde la línea y curvatura del hombro, permitiendo asomar aproximadamente un centímetro de camisa. Las mangas del saco deben de tener un ancho que se ajuste a tus brazos, sin excesos de tela pero con movimiento, formando ligeros pliegues al doblar el brazo, evitando completamente las arrugas.
  1. El cuello: debe de rodear naturalmente tu cuello, ajustándose al contorno. No puede existir un espacio entre el saco y la camisa. La altura del cuello debe estar entre uno y dos centímetros por debajo de la altura de la camisa, permitiendo que ésta se vea.
  1. Pantalón: partiendo de la cadera, de corte recto sin pinzas, deben de llegar medio centímetro por arriba de tus zapatos, creando un pliegue horizontal por el frente de tu pierna. 
  1. Tejido: la calidad de la tela es primordial pues de nada valdrá un fit y medidas perfectas cuando la integridad del traje está comprometida en el origen.
  1. Ojales funcionales: En un traje de alta calidad siempre los ojales de las mangas son abiertos y se utiliza el último botón desabrochado; sinónimo de un traje a la medida.

Para un ojo inexperto las diferencias entre un traje de baja calidad y un traje perfecto podrían pasar desapercibidas, más no para los expertos. En Morera Grosso nos comprometemos con los detalles que hacen la diferencia.

 

complexión para traje a la medida