<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1527585360656633&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El traje a la medida regresa como concepto de lujo

Morera Grosso

Captura-de-pantalla-2015-10-26-a-las-15.11.06-mh940pl8ig2z3e8lnd53jvj8tlzgacskhkk25johq0.png

Hoy el cliente de artículos de lujo vuelve a tener muy presente la importancia de la personalización del producto, ya no busca la marcasino el verdadero valor de lo que compra porque su concepto del lujo ha cambiado.

Hace escasos años, se pensaba que lo más sofisticado era vestir las marcas de lujo más conocidas, sin embargo, hoy los trajes a la medida y realizados con tecnología de punta son los que representan la máxima exclusividad, lujo y buen gusto.

Años atrás, los logos y marcas ocupaban las telas de las camisas, los bolsillos traseros de los pantalones, etc. La importancia de este fenómeno generó una sobre explotación de íconos para que dichas marcas pudieran cubrir la demanda de sus productos y seguir luchando por un sitio en el mercado; y esto no siempre correspondía con la calidad del producto final. Pero las circunstancias han cambiado para bien y ahora podemos observar una clara vuelta a los verdaderos principios del lujo: Exclusividad, personalización, materiales de primera calidad y longevidad; características que todas juntas se traducen en un alto valor del producto.

 

  Captura-de-pantalla-2015-10-28-a-las-11.16.41-400x267.png    Captura-de-pantalla-2015-10-28-a-las-11.28.12.png    Captura-de-pantalla-2015-10-28-a-las-11.17.11-400x267.png

 


 

Cuando uno tiene la suerte de experimentar la confección de un traje a medida, no puede evitar preguntarse cómo puede ser posible que aún existan muchas personas que prefieran pagar un sobreprecio por uno de medidas estándar, producido en masa y cuya justificación para su elevado precio existe sólo por la marca que aparece en su interior. Por otro lado, con un traje hecho a la medida, el cliente puede escoger todos los detalles desde la composición hasta la forma de las solapas, el número de botones y el tipo de corte del pantalón. Este tipo de traje está pensando únicamente en su físico y para ello se le toman más de veinte medidas, se le realiza un patrón y se le hace más de una prueba. Todo ello con el objetivo de que ese traje realce sus fortalezas y oculte sus defectos.

Sólo la experiencia, el esfuerzo y la destreza de un experto en sastrería pueden conseguir algo tan importante como disimular cualquier imperfección, como un hombro caído, una barriga pronunciada o unas piernas arqueadas. Para entender por qué hoy la gente con los gustos más exquisitos no dudan en apostar por el valor de lo hecho a la medida, basta con observar al sastre dibujando un patrón, cortando la tela y midiendo una y otra vez para entregarte un producto perfecto.

 

complexión para traje a la medida